Ser feliz

Ser feliz

PROTECCIÓN ANIMAL

DEFENSOR DE ANIMALES
(Publicado el 08-01-12 a las 09:02)
"Un defensor de los animales no es un vegano, ni un vegetariano, ni un cristiano, budista, hinduista, judaista, islamista o persona que pertenezca a un credo, religión o filosofía; tampoco lo es quien recoge perros o gatos.
Un defensor de los animales no es quien integra grupos de protección ambiental o grupos que profesan la defensa de los animales...
UN DEFENSOR DE LOS ANIMALES, es quien olvida sus propios intereses y creencias en favor de los más débiles e indefensos, incluyendo humanos.
UN DEFENSOR DE LOS ANIMALES, vive para crear conciencia y para actuar aún en contra de si mismo y en beneficio de ellos.
Porque aquí no se trata de creer en algo. Se trata de ser justos con quien merece justicia. De no hacer daño a quien jamás hace daño.
Porque un animal siempre se defenderá con sus garras, sus dientes o su veneno, solo para cuidar de su propia integridad, en cambio los humanos son los únicos seres que atacan sin motivo y que atentan contra si mismos.
Seres así jamás podrán exigir justicia de la vida."
John Pulgarín a través de Paola Dubokovic: Abogada Ambiental

Estas son las noticias que me agrada difundir
Kate Middleton rompe una tradición real, y se rehusa a dispararle a faisanes en la tradicional "fiesta" de San Esteban


http://www.impre.com/la-gente-dice/viewArticle.action?articleId=281474978918841#.TvsHYhRMGyg.blogger




TENGAMOS UNAS FIESTAS EN PAZ... SIN PIROTECNIA

Pronto llegan las fiestas de Navidad y Año Nuevo, y con ellas el uso de la pirotecnia, sin medir el grave impacto que provoca en los animales.
Año tras año, numerosas mascotas y otros animales domésticos sufren las graves consecuencias por los festejos de fin de año.

También son víctimas de la pirotecnia, muchos niños y adultos con consecuencias tan graves como la amputación de dedos y la pérdida de un ojo.

NO USEMOS PIROTECNIA. HAY MUCHAS OTRAS FORMAS DE DIVERTIRSE SIN CAUSAR DAÑO. 


EDUQUEMOS A LOS NIÑOS Y ADULTOS PARA ERRADICAR ESTA COSTUMBRE PRIMITIVA Y SIN SENTIDO... 

¿Porqué el uso de la pirotecnia es tan dañino?


Los perros y los gatos tienen una sensibilidad auditiva muy grande. Ellos perciben sonidos que son imperceptibles para el oído humano. Ante el estruendo, el animal intentará escapar descontroladamente.

La pirotecnia provoca, en los perros, gatos, caballos y aves: palpitaciones, taquicardia, temblores, sensación de falta de aire, náuseas, aturdimiento, sensación de irrealidad, pérdida del control, miedo a morir y muchísimo estrés.

En los perros se agregan los gemidos, jadeos prolongados y fuertes, intensa salivación o babeo, eliminación y/o retención de heces u orina.

Al asustarse, salen disparados huyendo del estruendo: hacen un escape frenético; y en su carrera, enloquecidos, se accidentan porque saltan a través de ventanas, vidriados o alambrados, provocándose heridas de suma gravedad. En muchas ocasiones arañan o mastican barreras, lo cual puede provocarles fracturas en los dientes.

Otras veces se pierden sin rumbo o son atropellados mientras intentan escapar del estruendo que los asusta.

Los estallidos de la pirotecnia pueden lastimar mortalmente a los animales. Muchas veces, por curiosidad o por juego, el perro va tras los petardos, queriendo atraparlos, y éstos estallan en su hocico, lastimándolo seriamente y muchas veces mortalmente. Los perros de la calle son especialmente vulnerables a este tipo de juegos, ante la mirada divertida de los humanos que los incentivan.

Los gatos sufren especialmente los efectos de la pirotecnia: el estrés que les provoca el estruendo genera cambios de conducta que muchas veces afectan sus hábitos y su alimentación.

Por todos estos motivos es muy importante extremar el cuidado de los animales domésticos en estas fechas tan especiales.

Para prevenir los accidentes causados por la pirotecnia, se recomienda:

1. NO USAR PIROTECNIA

2. Al dejar a una mascota sola en el hogar, hay que revisar el entorno, de manera tal que no haya acceso a vidrios o rejas peligrosas.

3. Si el perro está atado, porque no hay otra alternativa, hay que cerciorarse bien que la cadena y el collar tengan al menos dos giratorios, que impidan que la mascota se enrosque en su ataque de locura, porque generalmente cuando empiezan a girar, lo hacen para el mismo lado y esto produce en muchos casos el ahorcamiento del animal.

4. Hay que tener cuidado con el alambre corredizo: cerciorarse que esté bien profundo en los dos extremos, para que no se enrosque en los alambres.

5. Si el perro está atado, también hay que tener cuidado con las paredes bajas, las maderas sueltas o los sillones (si están atados en el hogar), porque pueden saltar y quedar colgados del otro lado y no tienen forma de liberarse de esta situación, que puede costarles la vida.

6. Cuando se usan caniles, hay que asegurarse que el perro esté habituado a permanecer en ellos, ya que, por tratar de salir de su encierro, el animal puede lastimarse, golpeándose contra las paredes.

7. Es recomendable disponer de un ambiente cerrado en la casa, donde el animal se sienta cómodo para que allí descanse. A veces ellos eligen lugares insólitos para refugiarse: la bañera, el armario, debajo del auto, o en el garaje (esto puede ser peligroso).

8. Si el perro queda solo en el hogar, una buena alternativa es dejar una radio o la televisión encendida a un volumen mediano, que amortigüe los sonidos exteriores y para que se acostumbre a un cierto nivel de ruido unas horas antes de los festejos.

9. Hay que ponerle agua fresca y su plato con alimento balanceado. Si el lugar tiene ventilador, encenderlo, para brindarle alivio en una situación que puede ser estresante, porque amortigua los ruidos que vienen del exterior de la habitación.

10. Se puede también ubicar a la mascota en el lugar más aislado de la casa, con las puertas y ventanas cerradas.

11. Si acostumbra jugar con objetos, dejarle un juguete o algo para morder.

12. También puede recurrirse a los sedantes, pero siempre bajo la supervisión del profesional veterinario. Nunca hay que sedar al animal por cuenta propia. La sedación muchas veces soluciona el problema si la mascota sufre demasiado el estrés de la pirotecnia, pero hay que tener especial cuidado con el uso de sedantes en los perros de raza pekinesa, bulldog y bóxer.


13. Si la mascota está en el hogar con su dueño, con su familia, a pesar del estruendo, se sentirá más segura, y contenida. No entrará en pánico, porque la presencia de su amo la tranquilizará. Probablemente, ante el ruido, la reacción será más leve, con temblor, encogimiento, inapetencia, sed y tendrá la necesidad de estar en permanente contacto con su dueño.








Por nuestras mascotas, por otros animales, por las aves, por los niños y por nosotros, NO USEMOS PIROTECNIA EN ESTAS FIESTAS. TENGAMOS UNA NAVIDAD EN PAZ.


Fuente:


10 de Diciembre: Día Internacional de los Derechos de los Animales:
El Día Internacional de los Derechos Humanos se conmemora desde el año 1950, al morir unos 60 millones de seres humanos como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial.

El Día Internacional de los Derechos Animales se conmemora también el 10 de diciembre, desde 1997, para reivindicar los derechos para todos los animales, para que la humanidad reflexione sobre los derechos que tienen todos los habitantes del planeta, además de los animales humanos, sin importar su sexo, raza, color de piel, color de ojos, edad, condición social, económica, nacionalidad, profesión, ocupación, oficio, inteligencia, grado de discapacidad...
Aplica a todos por igual y debe llamar a la reflexión para que el ser humano tome conciencia del daño que hace sobre los animales con sus actos.

Día a día millones de animales mueren gracias a la intervención, precisamente, del hombre. Y curiosamente el Día de los Derechos de los Animales coincide con el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Todas estas intervenciones que realiza el hombre sobre los animales deben erradicarse definitivamente:

PELETERÍA:
En los criaderos de la industria peletera malviven hacinados y en condiciones deplorables, miles y miles de chinchillas, linces, zorros, visones, nutrias, donde enferman física y psicológicamente.

Estos animales mueren gaseados, asfixiados, electrocutados o apaleados por sus captores, los seres humanos. No sólo la muerte de estos animales es inaceptable, sino que sufren numerosas anormalidades físicas y de comportamiento inducidas por el estrés de las condiciones en que viven enjaulados.

En el caso de las focas su cráneo es aplastado a golpes, y a muchas de ellas se les arranca la piel cuando aún están vivas. El fin de esto consiste en no dañar la piel que más tarde será utilizada para la confección de un abrigo.


Hoy en día existen numerosas alternativas de tejidos sintéticos que protegen tanto o más que las pieles, de las bajas temperaturas. También son más ligeros, su producción es menos contaminante y, sobretodo, no involucran la muerte de animales. En el caso de los ribetes de piel en las prendas, este argumento no tiene ningún fundamento, ya que se trata sólo de un elemento decorativo.

EXPERIMENTACIÓN:
En los laboratorios con fines médicos, cosméticos o militares, cientos de millones de animales no humanos se utilizan cada año para realizar pruebas de toxicidad, como recursos de aprendizaje en las facultades o modelos de investigación en diversos laboratorios de todo el mundo. Ratones y ratas, hamsters, conejos, perros, gatos, cerdos, vacas, ovejas, reptiles, truchas, monos Rhesus, diversos pájaros y muchos otros padecen de la experimentación en biología, bioquímica, fisiología, psicología y medicina.

Los animales son obligados a padecer un sufrimiento indescriptible para obtener "resultados" a los que se hubiera podido llegar igualmente sin utilizar seres vivos.


Se inoculan virus y otros gérmenes en los animales para reproducir enfermedades, se altera su material genético, se mata a las madres preñadas para estudiar sus fetos, se los somete a privaciones de comida o a descargas eléctricas para comprobar su resistencia, se los quema vivos, se les aplican sustancias irritantes y otros tóxicos en los ojos y en la piel, se les extirpan glándulas, se les obliga a ingerir sustancias tóxicas, se les provocan parálisis, se les somete a radiaciones, a temperaturas extremas, se les fracturan partes de su cuerpo, se les deja parapléjicos, se les electrocuta y se les disecciona vivos... La lista de experimentos a los que son sometidos no tiene fin, y constantemente surgen nuevas sustancias que serán testeadas en sus cuerpos, nuevas combinaciones de variables cuyos efectos desean comprobarse sobre ellos, nuevas técnicas e hipótesis a demostrar.

De todos estos experimentos, aquellos considerados más triviales, como el testeo de sustancias para uso cosmético y los experimentos militares suelen ser el principal objetivo de las críticas. En cambio los experimentos de tipo biomédico no son igualmente cuestionados dados los beneficios que pueden reportar para los seres humanos. Sin embargo, toda forma de experimentación no voluntaria con animales se basa en un presupuesto injusto: la no consideración igualitaria de los intereses de los animales no humanos implicados.

El avance científico es una de las bases de nuestra cultura y reporta grandes beneficios para los seres humanos, pero este avance tiene ciertos límites. Por ejemplo, la mayor parte de la sociedad no justificaría que se experimente con humanos en contra de su voluntad aunque esto suponga grandes avances en la búsqueda de vacunas y curas. El mismo criterio debe seguirse con los demás animales, que tienen derecho a no morir y a vivir en libertad.

Existen alternativas para estudiar enfermedades sin experimentar con animales:
Los estudios comparativos de población permiten descubrir patrones en común en determinadas enfermedades para hacer prevención.
Los estudios epidemiológicos permiten descubrir la relación entre el hábito de fumar y el cáncer e identificar factores de riesgo sin usar animales.
Los estudios de población pueden demostrar el mecanismo de transmisión del SIDA y otras enfermedades infecciosas, e indicar la forma de prevenirlas.


Los estudios sobre animales humanos voluntarios (en muchos casos afectados ya por alguna enfermedad ante la cual quieren ayudar voluntariamente para encontrar una cura que beneficie a todos) sirven para determinar anormalidades en los cerebros de pacientes con esquizofrenia u otros desórdenes mentales, sin la necesidad de usar animales no humanos.


Los estudios in vitro de cultivo celular y de tejidos se usan para buscar sustancias, y permiten producir y probar diversos productos farmacéuticos como vacunas, antibióticos y proteínas terapéuticas, sin que sea necesaria la intervención de los animales.


Existen varios métodos que prueban la toxicidad de una sustancia sin la necesidad de usar el testeo de toxicidad con animales no humanos.


La mayoría de las facultades de medicina de EEUU (que incluyen las universidades de Harvard, Stanford y Yale) han sustituido el uso de animales vivos en fisiología, farmacología y entrenamiento quirúrgico por métodos de aprendizaje sin animales: desde la observación directa de cirugía sobre pacientes humanos, a los simuladores de pacientes, la utilización de cadáveres donados a tal efecto, sofisticados programas computarizados, muñecos o modelos especiales para el aprendizaje, etc.

ENTRETENIMIENTO:
Miles de animales son esclavizados de por vida para entretener a la sociedad y al ser humano. Estos seres son arrancados de su hábitat, son separados de sus madres, torturados en el ruedo hasta su muerte, confinados en zoológicos y acuarios, obligados a realizar su acto mediante métodos basados en el castigo físico, usando látigos, ganchos o barras de metal.

Ejemplos de usos de animales para entretener al hombre son: los circos, zoológicos, acuarios, corridas de toros, encierros, festejos populares, peleas de animales, cacerías, pesca deportiva, carreras de caballos y galgos, etc.

Todas estas prácticas utilizan a los animales en contra de su voluntad. Se asiste a ellas, porque se consideran divertidas, entretenidas, artísticas o culturales, pero nada de esto justifica el obligar a otros a estar encerrados, a sufrir y a morir, para diversión del ser humano.

En el pasado, en los circos romanos se mataban elefantes, humanos, tigres, leones y otros animales para darles muerte y entretener a los asistentes.

Hace poco en Inglaterra enfrentaban a osos con perros hasta que alguno de los dos moría.

En Tordesillas (Valladolid), España, cada año se realiza el festival del Toro de la Vega, que consiste en untar los cuernos del animal con brea, prenderles fuego y observar cómo el animal corre desesperado para librarse de este sufrimiento. Mientras tanto, cientos de hombres a pie o a caballo, armados con lanzas, acosan al animal y lo hieren hasta darle muerte, ante la mirada divertida de los seres humanos que disfrutan del espectáculo.

Los animales en los circos pasan años con sus patas encadenadas. A menudo, se les obliga a dormir de pie en camiones apretados, deben actuar aunque se encuentren enfermos, y constantemente reciben amenazas de castigo con grandes ganchos puntiagudos clavados en sus pieles sensibles, en sus caras, en los dedos de los pies y detrás de las rodillas. Los elefantes son entrenados a la fuerza. Es parte de la práctica el golpearlos, pegarles, asustarlos, encadenarlos y darles latigazos para hacer que realicen trucos estúpidos que no pueden comprender. Para "amansar" a los elefantes bebés recientemente capturados deben ser atados y golpeados a diario durante un mes.

Muchos circos no tienen dinero y como resultado, los animales que usan sufren de un cuidado inadecuado. Muchos animales grandes y naturalmente activos, son forzados a pasar la mayor parte de su vida en pequeñas jaulas y únicamente son sacados por periodos de tiempo cortos, para entrenar o actuar.

Cuando los animales ya no sirven para actuar, son permanentemente relegados a estar aislados en jaulas o vendidos a circos sin dinero, zoológicos, campos de tiro (donde los cazadores practican disparándoles) o son vendidos como carne “exótica”. Así sus vidas llegan a su fin sin haber vivido un solo momento de tranquilidad, siempre encerrados, intimidados y en miseria.

La tauromaquia es probablemente una de las áreas de explotación animal más debatida y cuestionada en el estado español. Muchas organizaciones luchan por la total abolición de este festejo, pero el 70% de la población aún se empeña en mantener esta tradición. En una corrida de toros mueren aproximadamente seis toros. Su muerte es extremadamente dolorosa: sus cuerpos son destrozados por picas, banderillas que terminan en afilados arpones metálicos de 5 cm, espadas y puntillas, para finalmente ser arrastrados y descuartizados para consumo después de una “tarde de fiesta". Alegar que el sufrimiento y la muerte de otros son culturales, artísticos o tradicionales para defenderlos, es simplemente inaceptable.

La caza es considerada hoy día un deporte. Debido a ella, mueren miles de animales al año. Existen varias modalidades de caza, la caza menor, caracterizada por el tamaño de los animales que se capturan y de la que suelen ser víctimas animales de pequeño tamaño tales como las perdices, tórtolas, conejos, ciertas aves acuáticas, especies migratorias, etc. La caza menor es probablemente la más popular y la más ampliamente extendida. La caza mayor, se caracteriza por el mayor tamaño de los animales, sus víctimas suelen ser jabalíes, corzos, ciervos, venados, gamos, cabras montesas, etc. La caza utiliza escopetas y balas de plomo que matan, hieren y mutilan a los animales.

Los acuarios son cárceles acuáticas donde viven encerrados cientos de animales marinos, tanto mamíferos como delfines y orcas, como peces tropicales, de río y otros animales.

Algunos de estos individuos nadarían decenas de kilómetros en un solo día en libertad. Poseen sentidos que les guían a través de los océanos, mares y ríos, que se ven mermados en los tanques en los que se les condena a vivir sus vidas. A través de los cristales de los acuarios no se puede apreciar la realidad de las vidas de estos animales: no se ven el aburrimiento, la monotonía, las privaciones y el sufrimiento que padecen quienes están detrás.

Existen además otros espectáculos que utilizan animales como parte del entretenimiento: los rodeos, las carreras de caballos y de galgos, las riñas de gallos y perros, etc. En todos ellos se repite el mismo patrón: animales criados, comprados, vendidos, y utilizados para servir de entretenimiento a los humanos.

Conforme más gente se ha ido enterando de la crueldad implícita que hay con los animales, muchos circos están encontrando menos lugares donde poner sus grandes carpas. El uso de animales para entretenimiento se ha restringido e incluso prohibido en algunos países como Suecia, India, Finlandia, Suiza y Dinamarca. A los circos en Inglaterra por lo regular se les niegan los permisos y en los Estados Unidos muchos gobernadores han prohibido actos con animales.


Afortunadamente muchas formas de entretenimiento de este tipo han sido rechazadas por gran parte de la sociedad, pero todavía quedan muchas por cuestionar y eliminar.
Hay muchísimas formas de entretenimiento sin causar daño a los animales. Se puede acudir a circos de excelente calidad que no utilizan animales, se puede ir al cine, al teatro, a conciertos, exposiciones, se puede pasear, leer... las posibilidades son infinitas.


La crueldad NO ES ENTRETENIMIENTO.

ALIMENTACIÓN:
Millones de animales mueren cada año en los mataderos y toneladas de animales marinos son sacados de mares y ríos para el consumo humano. Estos animales son hacinados entre sus propios excrementos, engordados con los cadáveres de otros animales y finalmente conducidos al matadero.


Las vacas destinadas a la producción de leche no poseen mejores condiciones de vida que aquellas del ganado de engorde para carne. Las vacas son sometidas a inseminaciones forzadas de forma repetida para mantener una producción de leche constante.
Los terneros son arrebatados de su madre para que los humanos puedan consumir su leche. Los terneros machos son destinados para producir carne de ternera y las hembras son sentenciadas al mismo destino de explotación de sus madres. Luego de esto, diariamente y varias veces al día, las vacas son enganchadas a maquinas de ordeño.

La industria lechera usa manipulación genética y potentes hormonas. Las vacas son forzadas a producir casi 10 veces más leche de la que producirían naturalmente. Gran parte de la producción industrial de leche en EEUU, México y otros países latinoamericanos utilizan hormonas transgénicas de crecimiento bovino que duplica la producción de leche. Esto contribuye a que las vacas desarrollen “mastitis”, una dolorosa inflamación en la ubre.

Las gallinas y los pollos son explotados para la obtención de huevos o carne. Para esta segunda forma de explotación se utilizan pollos genéticamente seleccionados para que engorden más. Para la producción de huevos -sean éstos de cría intensiva o ecológica- las gallinas son criadas con el único objetivo de proporcionar huevos. Viven encerradas y hacinadas toda su vida en jaulas con luz permanente para que pongan más y más huevos.  

La mayor parte de los individuos que mueren para nuestro consumo son peces. Tal es la cantidad, que se les cuenta por toneladas y no por individuos, lo que hace difícil calcular cuántos de ellos mueren, lo cual es un claro ejemplo de la consideración que reciben. Existen diversas formas de capturar a los peces para el consumo humano, aunque todas implican sufrimiento y muerte. Las redes de pesca de los buques comerciales al igual que los anzuelos de la pesca deportiva, les causan una muerte dolorosa y lenta. Quienes son víctimas de las redes de la pesca comercial suelen morir asfixiados, aplastados por el peso de los demás peces o congelados en las cámaras de conservación de los buques.

Pero las gallinas, los pollos y los peces no son las únicas víctimas de la industria cárnica. Miles de cerdos, patos, pavos y conejos mueren cada año por el simple hecho que su carne sabe bien.

Existe una alternativa sencilla para acabar con tanta muerte y sufrimiento: mejorar las condiciones de vida de las vacas que se usan para ordeñe y las de las gallinas ponedoras, y adoptar una dieta vegetariana exenta de productos de origen animal que puede resultar tan deliciosa y agradable como cualquier otra.

Es necesario que cambie la relación que mantenemos los seres humanos con los animales y que aprendamos a respetarlos como seres vivos que son.

Éste es un día para solidarizarse con los animales, para luchar por ellos, para reivindicar sus derechos y para ser solidarios con todos aquellos que tanto sufren.


Es fundamental que en un día como hoy se reflexione sobre los derechos de los humanos y de los animales. Todos tenemos derecho a vivir en un mundo justo y libre: los seres humanos tienen ese derecho… y los animales también.

Fuentes:

No hay comentarios.:

Publicar un comentario